Balance técnico de este Sun Trip 2017

Lo que funcionó muy bien:

  • La bicicleta, el motor y su inspector:
    Ninguna preocupación para mí. Me di cuenta de ñi suerte viendo a varios participantes quejarse de su inspector, de funcionamiento irregular con movimiento brusco en su motor.
  • La batería:
    Sobre esta bicicleta de segunda mano con vieja batería, la hice reacondicionar  con nuevas células Litio ión. La empresa me había propuesto aumentar su capacidad: la evolución de las células desde el 2010 y el aumento del número de elementos permitió multiplicar por 3 la capacidad de origen (de 9,6Ah,  pasó a 28Ah). Esto se reveló muy útil para el viaje con , al principio una meteorología caprichosa y luego con desnivelados importantes.
    Estado de carga: como no conseguí recalibrar la indicación del nivel de carga , tubé que aprender, a lo largo de los días, a interpretar la tensión de mi batería indicada sobre mi vatímetro.
    Regeneración de la batería en las bajadas: no pensaba utilizarlo a causa de indicaciones contradictorias leídas en foros. Pero finalmente la utilicé desde el 3r día: en Ardèche, en la bajada de Lamastre en Tournon-sur-Rhône con un desnivelado negativo de 500m, pude recargar completamente mi batería. Más tarde, en los Alpes, seguí utilizandola. Por ejemplo, al paso de Iseran, mi batería estaba vacía y la bajada sobre Val d’Isère la recargó al 90 %.
  • El solar y su regulación:
    El regulador Genasun funcionó perfectamente, los paneles solares también. En cambio, la conexión mostró rápidamente signos de debilidad y exigió intervenciones. Bien escoger sus conectadores pensando en las vibraciones, en la lluvia, en la arena es primordial.
  • Paneles solares:
    El sistema de carriles también funcionó bien, permitiendo que los 2 paneles solares laterales deslizaran (para reducir la anchura del remolque). Lo utilicé sobre los caminos de mucha circulación particularmente en el valle del Ródano y en Lyon.

Los  problemas que surgieron :

La estructura intermediaria entre los paneles solares y mi remolque originó mucha inquietud para mí y necesitó varias intervenciones. Para mi, era importante la ligereza de los materiales, pero la solidez sufrió de estq elección.
Además, desvié la utilizacion de origen de algunas piezas, sin conocer las restricciones mecánicas que sufrirían – vibraciones continuas, cabeceo ; Todo esto constituyó un verdadero riesgo…
La cosa positiva de esta experiencia es que aprendí a arreglarñe con los medios que disponía: collar RILSAN de toda talla, adhesivo de tipo DuckTape…